domingo, 20 de marzo de 2011

Cosas del Friday: Fun, fun, fun.

Viernes por la tarde. Me he pasado todo el día estudiando y sólo quiero sentarme delante del ordenador, poner operativos twitter y tumblr y no saber nada del mundo hasta muchas horas después. Después de revisar twitter, empieza el scroll de tumblr y me encuentro con algo que creía desaparecido para siempre. 

Para aquellos poco relacionados con el enrevesado y cambiante mundo de las tendencias en internet, hace poco una chica llamada Rebecca Black colgó un videoclip de una canción escrita y cantada por ella con el título "Friday". La canción trataba, en un tono infantiloide y tontuelo, sobre las maravillas y milagros de los viernes. Pasó por mi ordenador sin pena ni gloria, unas cuantas risas y poco más. Caso cerrado. Hasta que en mi dashborad de tumblr se produjo una invasión y pude comprender la verdad: El Black Friday es, probablemente, el fenómeno de internet más hilarante de este año.

¿Que exagero, dicen? En ese caso, me temo que subestiman ustedes el poder del Friday porque todo, absolutamente todo respecto a este fenómeno, es susceptible de coña. No hay nada que se salve, ni un mero segundo de canción del que no se pueda uno reír a gusto. 

Partyin' Partyin' YEAH
Partyin' Partyin' YEAH
FUN FUN FUN FUN FUN


Vayamos, poco a poco, descomponiendo este videoclip en partes. Lo que más impacta a priori es ese efecto como hecho con el Windows Media Maker de grabado en piedra por detrás de esa elaboradísima presentación en Power Point de la agenda de Rebecca Black. Eso habla por sí solo de la calidad del videoclip, pero no se le puede pedir más a una niña así que nos vamos dando tumbos al segundo impacto: La propia Rebecca Black. 

La chica se despierta, adivina la hora que es sin siquiera mirar el despertador y muestra de forma casi automática un entusiasmo envidiable ante la idea de que es viernes y de que, por muy viernes que sea, sigue habiendo clases y sigue estando puteada hasta el mediodía. Rebecca se levanta de un salto ¡hop! y ya está vestida ¡hop! y ya está en la parada del autobús en tiempo récord, siempre mirando a la cámara entre el terror y esa alegría rebotante e incontenible que surge por todos sus poros. Pero Rebecca no sube al autobús, NO, porque el autobús es para esos chavales de 13 años que no tienen un descapotable. Porque ¡SORPRESA! los amigos de 13 años de Rebecca tienen un descapotable que conduce un chaval cuyo flequillo no le deja ver la carretera. Este descapotable contiene todo lo bueno de la fruta y de los cereales. En él se encuentran las claves de este videoclip: El tipo amenazante (Badass Guy), la chica del aparato, la bailarina indiscreta y la propia Rebecca.

No nos engañemos, el vídeo habría ganado muchísimo con
Leonardo DiCaprio paseando por ahí con su fiambrera.
Es una verdad incuestionable.

Mientras Rebecca se pregunta dónde se sentará, en debate filosófico sin igual, el chico de la parte de atrás del coche hace ESE gesto, ese amago como de "Venga, súbete. No me obligues a bajarme del puto coche". Sonríe, sí, pero esa sonrisa oculta las peores intenciones imaginables. Es un hombre oscuro, un hombre de la calle, un hombre hecho a sí mismo que sabe que los escrúpulos no sirven para nada. 

Joder, perra, que es friday. Súbete ya al puñetero
coche, coño. 

Y se van en el coche. Cosa que yo no habría hecho, pero allá ellos. Toda la escena de Rebecca, Badass Guy y sus amigos subidos en el coche no tiene precio. Todo el mundo parece feliz, alegre y lleno de jolgorio listos para irse de fiesta aunque aún tengan que ir a clase. Pero con una observación no muy profunda se descubre la verdad, un basto universo de vergüenza y "¿Por qué estoy haciendo esto?" que se deja ver entre los gestos incómodos y los movimientos desganados. Aunque el entusiasmo no decae...¿por qué iba a hacerlo? No cuando es la hora de la fiesta

Esa satisfacción en la expresión de Badass Guy sólo puede significar una cosa.
Una cosa terrible.

Llega ahora, sin duda alguna, el mejor momento del videoclip. Rebecca Black, la chica del aparato y la que no es su amiga pero que ahí está van en su coche con un arrebato impresionante bailando tal y como yo bailaba antes de saber cómo coordinar mis movimientos o como baila alguien con una conmoción cerebral. Asumo que Badass Guy se ha hartado de toda esa mierda y ha buscado gente a su altura y respeto mucho su decisión.

No entiendo ni el baile ni el por qué del mismo, pero es tal su potencial de coñerismo que en esta sección voy a tener que poner más imágenes de las que hay hasta ahora juntas en mi blog. Nada en esta escena tiene desperdicio, nada.

Sólo una persona ahí no se pregunta por qué está haciendo eso,
adivinad cuál y ganad fantásticos premios.
FUN FUN FUN FUN FUN
Sí, lo sé. Nunca un gif reunió tantas cosas maravillosas.
Acordeón, mostachos y baile sin coordinación.
No vaya a poderles la avaricia y pidan más.
No es la pelota gigante que han metido lo gracioso. Tampoco lo es
el ingenioso juego de palabras. Lo que merece aquí la pena
es la chica de la derecha.
No tengo palabras. De verdad. Lo único que
puedo decir es que he adoptado esto
como baile oficial de la victoria.

Si bien el viaje en coche, en el que no hay que olvidar esa cara de satisfacción forzada de la increíble conductora de trece años, es para mí lo mejor de todo el videoclip, hay dos momentos que le van a la zaga y son, sin duda alguna, la fiesta en sí y los segundos raperos con el único conductor en edad de ir al volante de todo el videoclip.

Rebecca se lo ha pasado muy bien con sus colegas conduciendo al instituto, nadie sabe nada de sus clases y ha conseguido cambiarse de ropa sin pasar por casa junto a su amiga y la que no lo es pero que ahí está. El vestido rosa chicle ha desaparecido y estamos en una fiesta. No, no en una fiesta. Estamos en LA fiesta, el mayor evento del siglo. Es la fiesta del viernes, no hay nada que supere eso.

Después de que la pobre Rebecca se lleve una muy poco disimulada palmada en el trasero llega ¡el segundo momento epiléptico del videoclip! Si el videoclip empezaba con esa presentación en Power Point que lo dejaba a uno patidifuso y ojiplático, llega ahora lo que los letristas especialistas han tenido a bien denominar Mejor estrofa de la historia por su profundidad en contenido y recursos llenos de ingenio.

Yesterday was Thursday
Today it is Friday
Tomorrow is Saturday
And Sunday comes afterwards

Sí, exacto. Ayer fue jueves, hoy es viernes, mañana es sábado y el domingo viene luego. Es así, es la verdad. No se le puede llevar la contraria porque tiene razón. No podemos quejarnos de que no nos lo haya dejado claro. Bueno, poder...podemos pero dudo que alguien quiera discutir con Rebecca, cuyo ingenio supera el nuestro de forma clara.

Croma. Soso, insípido, luminiscente croma de bordes desdibujados que sólo merece una mención. E incluso el croma tiene sus propias imágenes y gifs, siendo su aparición lo menos descojonable de todo el vídeo.

Guía de interpretación de esta imagen: Hay que mirarla mientras
uno escucha a Rebecca diciendo "Fun fun fun fun" sin entusiasmo
alguno. 

Y llegamos a otro momento estelar de Friday, un momentazo: Un negro rapeando en un coche.

Entre destellos, luces de neón, el negro mirándose en el espejo retrovisor y rimas de calidad, nos vemos transportados a un nuevo mundo con el negro como guía. Estoy segura de que Badass Guy tiene algo que ver con él, ya sea su líder en la mafia italoamericana o un simple gangster de barrio al que el negro se subordina, Badass Guy es el único que puede mandar a un tío a rapear en un coche sobre Rebecca que se dedica a chilling in the back seat.

Una cosa es cierta, el hombre lo está gozando cosa bárbara.
Que nadie le contratará ahora es otra.

Rebecca ha conseguido, de alguna forma que no conocemos y que tampoco tiene mucha importancia, subirse a un escenario. Entre botes y sonrisas de entusiasmo Rebecca nos canta que joder, es viernes. Vamos a mover el culo de la silla y a irnos de fiesta. No es como si hubiese un viernes cada semana. Rebecca sabe que ahora subestimamos a los viernes y no les prestamos la atención que merecen y nos lo hace saber sin reparos, sin pelos en la lengua.



Puede que ahora queráis convencerme de que es domingo. Claro, pueden ustedes intentarlo si quieren. Pero será inútil porque, para los que lo tenemos en nuestros corazones, siempre es viernes.

(Imágenes robadas sin ningún tipo de remordimiento de http://knowyourmeme.com/memes/rebecca-black-friday)

4 comentarios:

  1. Es demasiado épico como para no convertirse en THE NEW QUEEN OF /b/!!!!11!!!!!1111!1!1

    ResponderEliminar
  2. En serio, hacía una cantidad de tiempo obscena que no me reía así leyendo un blog xDDDDDD

    ResponderEliminar
  3. Target ur mind. Fine Te segoh :B

    ResponderEliminar
  4. solo una cosa:
    me rindo a sus pies

    AWESOME!!!

    ResponderEliminar

Cosas inteligénticas